UPD: convocan a reforzar el compromiso para que las actividades se desarrollen en un marco de cuidado

0
78

Desde la Secretaría de Prevención de Adicciones se promueve fortalecer las herramientas preventivas para que el consumo excesivo de alcohol no sea el centro del festejo.

El Último Primer Día (UPD) es una costumbre se instaló en el país y crece con el transcurrir de los años, se trata de un festejo que realizan estudiantes de escuelas secundarias, tanto de 5to año como de 6to año de las escuelas técnicas, en algunos casos también se suman estudiantes de otros cursos que se unen para realizar una despedida de los compañeros que cursan el último año escolar.

Generalmente las celebraciones se realizan la noche anterior al primer día de clases, de allí el término, Último Primer Día, con el propósito de pasar la noche juntos sin dormir, en la mayoría de los casos y luego asistir a la primera clase. Este ritual representa una preocupación para los adultos ya que se encuentra atravesado centralmente por un consumo excesivo de alcohol la noche anterior.

La circulación de distintos tipos de consumos, entre otras aristas, hace que esta festividad se constituya como problemática y, por lo tanto, convoque a reflexionar y generar estrategias preventivas y de cuidado.

Es bueno aclarar que, todo consumo de alcohol en menores de 18 años se considera un consumo de riesgo, porque el cuerpo está en crecimiento y es más vulnerable a los efectos: perturba la atención y concentración, baja la capacidad física y aumenta el riesgo de lesiones.

El equipo interdisciplinario de la Subsecretaría de Prevención de Adicciones y Monitoreo Territorial trabajó el año pasado y anteriores en el programa “Escuelas Preventivas” destinada a docentes sobre consumos problemáticos, adicciones y bullying, acciones que fueron coordinadas entre la Secretaría de Estado de Prevención de Adicciones y Control de Drogas, el Servicio Provincial de Enseñanza Privada de Misiones (SPEPM) y el Instituto de Previsión Social (IPS). De igual manera, en distintos ámbitos se abordó la prevención desde el ámbito familiar, donde se debe generar la cultura de cuidado y hábitos saludables.

En estos encuentros se brindaron los conceptos de todo lo relacionado con consumos problemáticos y adicciones, la contención y se desarrollaron las conceptualizaciones básicas, desde la etimología, los grados de compromiso, la multicausalidad, las lógicas de consumo, las de cuidado y los tipos de prevención. El objetivo siempre es que los docentes, la escuela puedan identificar los factores de riesgo y protección desde lo institucional y así  diseñar estrategias preventivas.

En el mismo sentido, para brindar y fortalecer las herramientas de la comunidad educativa, se concretó el año pasado la capacitación “Prevención de consumos problemáticos y adicciones”, organizada por la Biblioteca Pública De Las Misiones y dictada por integrantes del equipo interdisciplinario de la Subsecretaría de Prevención de Adicciones y Monitoreo Territorial. En estos encuentros participaron más de 100 docentes de distintas localidades, niveles y modalidades educativas, quienes realizaron la puesta en común de más de 30 proyectos preventivos institucionales, producto y resultado de las capacitaciones, en los que se socializaron realidades educativas de niños y adolescentes.

En todos los casos de capacitación se presentan los proyectos preventivos institucionales desde una cultura de cuidado, respetando los lineamientos y contenido correspondiente para cada uno de los niveles. En diversos casos fueron presentadas propuestas relacionadas con el UPD para trabajar desde el 4to año.

En este sentido, se entiende que el abordaje del UPD puede trabajarse, durante el año escolar, como parte de los acuerdos institucionales de convivencia, construidos conjuntamente entre toda la comunidad educativa, de modo que se reafirme la responsabilidad colectiva en torno a las prácticas de cuidado para este día.

La Secretaría de Estado de Prevención también desarrolló programas como Prevención en Acción y ActivArte, en coordinación con el Ministerio de Deportes y la Subsecretaría de Educación, con charlas y actividades recreativas preventivas en distintas escuelas de diversos municipios, donde se promueven los hábitos saludables, la diversión y entretenimiento sano.

Desde la Secretaría de Estado de Prevención se propone pensar y problematizar desde la escuela el rol de los adultos en estos eventos:

  • Trabajar articuladamente con las familias y adultos de la comunidad para generar acuerdos y prácticas de contención y cuidado para este evento, y que se trata de contener y alojar a los adolescentes y no dejarlos solos.

 

  • Tener en cuenta el lugar que ocupan los rituales y celebraciones en los adolescentes y en la sociedad en general, caracterizar estas prácticas, problematizarlas y promover prácticas más saludables. Es importante incluir a toda la comunidad educativa, en el desarrollo de estrategias preventivas y de cuidado.