Así lo afirmó el ministro de Justicia, Flavio Dino. Hasta 570 niños indígenas murieron en los últimos cuatros años a causa de enfermedades que tienen tratamiento.

El presidente Luiz Inácio Lula da Silva prometió el sábado que el gobierno “civilizará” el trato a los pueblos indígenas, además de poner fin a la minería ilegal en las selvas, que perjudica la salud de los pobladores.

Las declaraciones se dieron luego de que el mandatario visitara la Casa de Salud Indígena Yanomami en Boa Vista, un día después de que el Ministerio de Salud declarara una emergencia de salud pública para atender lo que calificó como falta de asistencia a la población yanomami.

Un artículo publicado el viernes por la plataforma Sumaúma basado en datos exclusivos reveló que el número de muertes de niños menores de 5 años por causas prevenibles en la tierra Yanomami aumentó un 29%.

Hasta 570 niños indígenas murieron en los últimos cuatros años a causa de enfermedades que tienen tratamiento, según los datos. El territorio yanomami abarca la reserva indígena más grande de Brasil.