Los equipos de rescate llevan varios días excavando en la zona donde se derrumbó el hotel, que en el momento del fenómeno tenía 32 huéspedes y donde aún quedan otros dos cadáveres que ya fueron localizados.
Sergio Pirozzi, el alcalde de Amatrice, la única localidad donde se sigue excavando, indicó que son una decena los cuerpos a recuperar.

Por su parte, el jefe de la Protección Civil, Fabrizio Curcio, declaró a los medios italianos que: “Si el alcalde de Amatrice dice que todavía hay diez desaparecidos, nosotros seguiremos buscando”.

Mientras tanto, se da asistencia a 2.500 damnificados repartidos en unos 60 campos con carpas en toda la zona afectada, en las regiones de Las Marcas y del Lazio.