El suicida detonó el cinturón explosivo que llevaba adosado al cuerpo dentro del autobús en el que viajaban los rebeldes a su paso por el cruce de Atma, según consignó la agencia EFE.

La cifra de víctimas mortales puede aumentar porque hay numerosos heridos y algunos de ellos se encuentran en estado grave, alertó el Observatorio, que documentó en un primer balance 15 fallecidos.

El cruce fronterizo blanco de la explosión conecta la localidad siria de Atma, en la región noroccidental de Idleb, con la ciudad turca de Iskenderun.

Los servicios de inteligencia turcos informaron de que el suicida es un miembro de la organización terrorista Estado Islámico (EI), que se hizo explotar desde el lado de Iskenderun y que tenía como objetivo el autobús, según el Observatorio.

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, calificó lo sucedido de “crimen” y aseguró que el paso de Atma está dedicado al cruce de ayuda y suministros de Turquía a Siria.