Hay tres cabecillas de la banda que no fueron encontrados en los procedimientos.

La Justicia Federal investiga al personal de dos puestos fijos de Gendarmería Nacional en Corrientes por su presunta complicidad con una organización dedicada al contrabando de soja a Brasil por Misiones, según pudo saber El Territorio en base a fuentes internas y documentación de la causa.

Según se pudo reconstruir, los investigados son trece efectivos de la fuerza federal a quienes se le incautó su teléfono celular la semana pasada en medio de una redada ordenada por el Juzgado Federal Uno de Chaco en distintos puntos de las tres provincias mencionadas.

Ambos puestos están ubicados sobre la ruta nacional 14. Uno de ellos es el de Cuay Grande, en jurisdicción de Santo Tomé -el más cercano a Misiones-, y el otro en la localidad de Tapebicuá, en su intersección con la ruta provincial 155, jurisdicción de Paso de los Libres.

Sin embargo, las voces consultadas detallaron que las sospechas no alcanzan a todo el personal y es por eso que todos esperan el proceso en libertad. Por otro lado, las características del delito no permitieron a la investigación tener una prueba directa que los incrimine y que deje al descubierto la maniobra.

Las pericias sobre los celulares, sus comunicaciones y contactos, que están en pleno proceso, serán clave para determinar los pasos a seguir por parte de las autoridades judiciales que intervienen en la pesquisa.