María P., residente en barrio Villa Alta de Puerto Iguazú, denunció que su empleada doméstica, muy nerviosa le contó lo que había vivido el pasado miércoles cuando aproximadamente a las 13, atendió un llamado y le habló un varón.

Según detalló quien fue a realizar la denuncia, el hombre al otro lado del teléfono “dijo ser el sobrino de su patrona” con quien estaban en un banco y que necesitaban unos “papeles” que estaban dentro de una caja fuerte.

El hombre al parecer hasta le indicó indicó a la trabajadora doméstica que le entregue lo solicitado a un hombre que iba a estar frente a la casa. Finalmente la empleada entregó la caja fuerte completa al hombre en cuestión que aguardaba afuera del inmueble.

La denunciante estima que dentro de la caja había aproximadamente 200 mil pesos.

Sigue la búsqueda y recomendaciones
En base a la descripción que aportó la empleada doméstica respecto del hombre al que entregó la caja fuerte, se montó un amplio operativo en Puerto Iguazú y alrededores. Según se infornó desde la Policía de Misiones, prosiguen los trabajos encabezados por al División Investigaciones de la Unidad Regional 5.

A la vez, desde la Jefatura se recordaron las recomendaciones a tener en cuenta para evitar estafas telefónicas. 1) Prestar atención a los avisos, publicidades y cualquier otro tipo de ofertas de préstamos personales. 2) Antes de efectuar cualquier operación financiera, consultar con su banco. 3) No facilitar datos personales ni bancarios a personas desconocidas.

4) No divulgar a extraños nombres de usuarios, claves y/o contraseñas. Ante la duda consultar con una persona de confianza. 5) Revisar con frecuencia los movimientos de su cuenta bancaria. 6) Si detecta en su cuenta bancaria una transacción desconocida o irregular, informar de inmediato a su banco. 7) Con las posibilidades que se brindan con el servicio de internet sondear información respecto a la empresa con la cual pretende llevar adelante una transacción comercial.

Frente a cualquier circunstancia que despierte algún tipo de sospecha no dudar en llamar a la comisaría de la jurisdicción o al servicio de emergencias “911”.