Así describió el hecho el abogado de la familia del joven asesinado, Fernando Burlando: “A partir de hoy intentaremos demostrar que acordaron darle muerte y tomaron la decisión de matar”.

El abogado Fernando Burlando, representante de la familia del asesinado Fernando Báez Sosa, aseguró hoy que “intentarán” demostrar que los ocho rugbiers implicados en el hecho “acordaron” darle muerte al joven aquel 18 de enero del 2020 en la ciudad de Villa Gesell. Fue, según dijo, una “carnicería humana” y la víctima “parecía una bolsa de papas”.

LEE TAMBIÉN: Comienza el juicio contra los ocho rugbiers acusados de asesinar a Fernando Báez Sosa

“Vamos a probar que acordaron darle muerte a Báez Sosa luego de un incidente menor dentro del local bailable con la víctima, los acusados tomaron una decisión, de matar y matar”, dijo Burlando, quien actúa como querellante en representación de Silvino y Graciela, padres de Fernando.

“A partir de hoy vamos a demostrar que el asesinato de Báez Sosa tuvo como mecánica por ambos francos de la víctima. Vamos a demostrar que los acusados tendieron un cerco humano sobre Fernando para asegurarse actuar sin riesgo y tener la certeza que su víctima, su presa, no iba a poder eludirlos y contar con ayuda”, adelantó.

Burlando recordó que al momento del ataque uno de los acusados soltó, “a éste me lo voy a llevar de trofeo” en referencia a Fernando: “es cierto, se llevaron de trofeo una vida joven casi de su misma edad”, concluyó.

Por último, el abogado defensor sostuvo que pedirán prisión perpetua para los ocho rugbiers.