De la declaración de Wu surge que tras salir del casino y volviendo a su casa lo abordan sujetos de tonada paraguaya, ayudados por un acompañante femenina casual. “Esta persona no está detenida, habría colaborado para que lo detuviera este grupo, no esta identificada”, precisó el ministro.

Alberto Wu, padre de Daniel recibió cuatro llamados extorsivos, cuando finalmente alertó del hecho a la línea 911. Ante esta situación la policía monto un megaoperativo en toda la ciudad. En horas del mediodía de ayer, Wu aparece “sin signos de violencia” en San Isidro y su camioneta en el acceso Oeste de Posadas. Luego la Policía inicia un allanamiento en un vivienda de mencionado barrio, donde la víctima adujo permanecer cautivo.

“De esa casa, Wu se escapa, estaba atado con las manos hacia adelante, lo encintaron la boca y le pidieron el número del padre; él no sabe el camino que lo llevó a ese lugar”, declaró el funcionario en diálogo con Radio República.

En relación a la casa donde Wu permaneció cautivo, Pérez afirmó que es de “un ciudadano de Corrientes, quien no habitaba en el domicilio; los vecinos dijieron que había mucho movimiento”.  Además de hallar un arsenal y elementos de supervivencia que serían de un grupo guerrillero que opera en Paraguay, en el inmueble se encontró un Megane que tenia pedido de secuestro de Buenos Aires.

El ministro señaló que se trabaja en varias hipótesis, y que están en contacto con el Ministerio de Seguridad de la Nación para continuar con la investigación del caso