Dicha situación genera gran preocupación en los vecinos ya que los minibasurales alimentan la existencia de moscas y mosquitos, así como también los malos olores.

Por otra parte, la presencia de los perros callejeros ayuda a que la basura sea desparramada en distintos puntos de la localidad de Candelaria.