En un partido que fue a tiempo extra, el Xeneize venció de local a Oberá Tenis Club (OTC).

Boca le volvió a ganar a Oberá, por 90-85 esta vez en Capital, y selló sus cuartos de final por 3-0- Ahora descansará y verá a su rival, que saldrá del cruce Instituto vs. Riachuelo.

Las dos victorias que había logrado Boca, el 5° de la fase regular, contra el 4°, en Misiones, tuvieron su continuidad en los primeros minutos del partido en la Bombonerita, donde el local se puso 9-0 para el delirio de su gente que arrancó a puro cantito.

Sin embargo, y con algún reto de Fabio Demti de por medio, sus dirigidos entendieron que debían apretar en defensa si no querían ver el resto del torneo por la tele. Así apretaron e igualaron en 16-16 tras un triple de Giorgetti, su principal arma de ataque. Con 10 puntos del chaqueño y, del otro lado, otros tantos de Mata, Boca se fue 20-18 al primer descanso.

Al revés del anterior, los misioneros se adaptaron mejor al partido para adelantarse por 32-26, otra vez gracias al triple de su goleador. En el local, para equilibrar, apareció Barber, que llegó a 11, con lo cual el Xeneize volvió a terminar arriba, pero por la mínima, 37-36. La paridad estaba marcada, por ejemplo, por el 44% con el que cada uno había terminado el porcentaje de cancha.

En el tercero, a Oberá se le secó su arma principal, Giorgetti (apenas un tanto), pero supo reemplazarlo en el goleo con Mitchell (11) y Torresi, quien se activó desde el banco para llegar a importantes 14. El que sacaba la cara por Boca era Balbi, con 16, pero no muy acompañado el base. OTC, con mejor puntería, se ilusionó con el 62-58.

Nada estaba dicho, desde ya. A falta de 7′, Boca lo dio vuelta (66-65) con un doble de Schattmann y dos libres de Balbi, que había anticipado en el entretiempo: “Lo va a ganar el más inteligente”.

O el de mayor puntería, la cual tuvo Giorgetti para volver con energías tras descansar en el banco y clavar un doble y triple para poner el 73-68. La pelota quemaba, sobraban las pérdidas, y por eso el que estuviera más claro y frío terminaría festejando.

En eso andaba Oberá, que con un doble de Sandes empardó la máxima de seis, 77-71. Carlos Duro, enseguida pidió minuto, a las puteadas porque su equipo arrastraba dos pérdidas al hilo (nueve en total); el bueno del DT terminó pidiendo tranquilidad a sus dirigidos.

Lejos de mejorar, Boca no pudo marcar en sus dos ofensivas siguientes, pero seguía con expectativas porque en Oberá sucedía lo mismo, claro que tenía el tiempo a favor: faltaban apenas 2′. Aunque la sequía se cortó con un triple de Mainoldi, al que le siguió otro de Schattmann para llegar al 77 iguales a falta de 47s. Al cabo, fue 79-79 y a suplementario.

Lo arrancó mejor Boca, embocando en sus primeras tres ofensivas para el 86-82, aunque el dominicano Carreras acercó con una bomba. Pero apareció Balbi (figura con 22 puntos y 10 asistencias), para generar dos recuperos y, con los libres de Mata, Boca terminó sentenciando una historia complicada.

Con información de Olé