Ramón Oscar Brítez tenía la guarda de ambas niñas y las abusó desde que tenían cinco años hasta los 14.

En un juicio abreviado, el hombre de 36 años fue condenado a la pena de 14 años de presión de cumplimiento efectivo, tras aceptar la culpabilidad del delito de abuso sexual a sus dos hijastras.

Ramón Oscar Brítez tenía la guarda de las niñas y comenzó a abusar de ellas, desde que tenían cinco años y hasta los 14 años, cuando una de ellas quedó embarazada y su madre lo denunció en el 2020.

El hombre aceptó la culpa por los hechos ocurridos en un juicio abreviado formalizado en el Tribunal Penal 1 de Eldorado, por los cargos de “abuso sexual, con acceso carnal doblemente agravado por la guarda y convivencia preexistente, hechos reiterados en un número indeterminado de veces, en concurso real con coacción en concurso ideal con el delito de corrupción de menores agravada”.

El imputado es un albañil que vivía en Jardín América y se acompañó con la madre de las dos niñas. Los abusos comenzaron cuando las menores tenían entre 5 y 6 años, con manoseos y luego con acceso carnal y se extendieron en el tiempo.

Pasado un tiempo, la pareja y las niñas se mudaron a Puerto Iguazú, donde continuaron los abusos, hasta que las niñas entraron en la adolescencia y una de ellas, quedó embarazada a los 14 años y dio a luz un varón.

La prueba de ADN para determinar la paternidad requerida por la Justicia confirmó que el hijo que dio a luz la menor era del imputado, entre otras pericias concluyentes en contra del acusado.