Un joven que estaba en el boliche “Le Brique” de Villa Gesell el 18 de enero de 2020 y presenció el ataque contra Fernando Báez Sosa aseguró, este jueves, al declarar en el juicio que vio cuando el rugbier Máximo Thomsen le pegó “dos puntinazos” en la cabeza a la víctima.

Además, apuntó a Ciro Pertossi como otro de los agresores que lo golpeó “en la espalda y costado” también en el piso.

“Cuando lo veo de frente, está pegando, golpeando al chico que después fallece, y recuerdo que ya casi al final le pega dos patadas en la cabeza, como puntinazos, y después recuerdo que lo agarra de la cabeza y le vuelve a dar dos o tres patadas”, dijo el testigo Tomás Bidonde en directa referencia Thomsen.

También mencionó a Ciro Pertossi, como quien le pegó a Fernando “en espalda y costado” cuando estaba en el piso.