Pablo Ventura: “No voy a mirar a los rugbiers con buena cara”

Pablo Ventura fue falsamente acusado por el crimen de Fernando Báez Sosa, en la mañana de este miércoles 4 de enero, habló con la prensa antes de declarar en los Tribunales de Dolores. El joven acusado por los rugbiers en el crimen de Fernando Báez Sosa, mencionó “No los voy a mirar con buena cara”, aseguró Ventura sobre los rugbiers acusados.

El joven remero de Zárate que fue inculpado y luego sobreseído será el principal testigo en la jornada del miércoles. Un testigo clave relata una historia de cinismo y maldad.

Hoy miércoles, Pablo Ventura regresa, terminó ensuciado, preso por cuatro días en una jaula de la Bonaerense y luego sobreseído definitivamente por el crimen horrendo de Fernando Báez Sosa, que nunca cometió. Fue citado a declarar en el juicio a los ocho rugbiers en Dolores, convocado por los fiscales acusadores y la querella de Fernando Burlando, que representa a los padres de la víctima.

Es una paradoja que lo llamen. Al momento del crimen, según imágenes de cámaras de seguridad, comía con sus padres en una parrilla de Zárate, a 500 kilómetros de distancia. O sea, ¿qué puede decir? Los videos de la parrilla donde comía en la noche del crimen lo exoneraron. Sin embargo, dicen fuentes del caso, el abogado defensor Hugo Tomei planea interrogarlo. José María, padre de Pablo, fue citado también.

Los mismos rugbiers, fueron quienes lo marcaron a la Bonaerense. Así, Walter Mércuri, fiscal original del caso, corroboró su identidad y envió una comitiva de la DDI de Zárate para chequear su domicilio y que lo arresten el mismo día del crimen por la noche. Luego, salió. Ventura, en repetidas ocasiones, dijo que no se explicaba por qué lo marcaron, que nunca tuvo un problema con los rugbiers.