América de México pidió a la FIFA “duras sanciones” contra Independiente por deudas de pases.

Independiente de Avellaneda no tiene paz. Un par de semanas después de la asunción de la nueva Comisión Directiva llegó un fuerte reclamo por parte del América de México, que le exige a la FIFA “duras sanciones”.

El club mexicano le solicitó a la entidad madre del fútbol internacional la inhibición del Rojo y además una sanción que podría incluir la quita de puntos o el descenso, ya que denunció que el equipo argentino le adeuda dinero por los pases de Silvio Romero y Cecilio Domínguez.

La prensa mexicana consignó que América, propiedad del poderoso conglomerado audiovisual Televisa, presentó una denuncia ante la FIFA reclamando una deuda que, con intereses, rondaría los seis millones de dólares por los pases de Romero y Domínguez.

América considera que Independiente “incumplió” el fallo del TAS, que lo condenaba a abonar la deuda al equipo mexicano por los pases de los dos futbolistas.

Silvio Romero es el otro jugador que llegó al Rojo desde el América de México

La entidad mexicana denunció que desde Avellaneda «no realizaron dicho depósito» y que el club argentino sumó refuerzos que llegaron a Avellaneda para potenciar el equipo que conducirá Leandro Gabriel Stillitano.

Además de la inhibición, los aztecas solicitaron a la FIFA la quita de puntos o el descenso de Independiente, aunque esas medidas parecen poco probables que se instrumenten.

El Rojo tiene seis días para presentarse en el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), donde tendrá que contestar el pedido del club mexicano, presentando su postura de querer pagar y adjuntar todas las propuestas que le hicieron a América para abonarle, las cuales fueron presentadas desde octubre hasta la fecha y le fueron desestimadas. Así lo aseguran desde la dirigencia.

Además, la jurisprudencia FIFA-TAS indica que son tres los mercados que deben transitarse inhibidos en la compra de jugadores para que caiga una sanción deportiva, algo que no aconteció.

Desde el Departamento Legal de la institución de Avellaneda sostienen que, en el peor de los casos, a partir del 20 de enero el Rojo quedaría inhibido, pero no habrá castigo con quita de unidades y mucho menos el descenso a la Primera Nacional.