Recuperaron una pieza arqueológica misionera de 400 años de antigüedad

0
174

Se trata de una pieza arqueológica de invaluable interés patrimonial para la cultura histórica de Misiones, es el único busto registrado hasta el momento que fuera esculpido en piedra arenisca.

La misma fue encontrada en la mañana de este viernes durante un patrullaje virtual realizado por la Dirección de Cibercrimen de la Policía de Misiones, justo cuando estaba siendo comercializada en el mercado negro a través de redes sociales. La imagen recuperada representa a un misionero franciscano y data del periodo colonial reduccional.

Los investigadores virtuales iniciaron la búsqueda de la imagen a partir de una alerta recibida por integrantes del Ministerio de Cultura de Misiones, quienes informaron sobre la posible venta de una pieza arqueológica de interés patrimonial. Como resultado, se llevaron a cabo barridos de redes con patrullaje virtual y, durante este proceso, se detectó el perfil de un hombre de 56 años que ofrecía la pieza buscada en venta.

Los agentes lograron identificar al poseedor de la figura, quien reside en la localidad de Capioví. Ante este hallazgo, pactaron un encuentro con el vendedor y con la intervención del Juzgado de Instrucción N.º 2 de Posadas, se dirigieron al domicilio del mismo, donde, junto a una arqueóloga del Ministerio de Cultura, se verificó la autenticidad de la pieza, confirmando su naturaleza arqueológica.

Además, en la pericia se determinó que la figura data del periodo colonial reduccional, entre los años 1609 y 1817, y representa a un misionero franciscano o dominico. Por lo tanto, el Magistrado interviniente ordenó el secuestro de la pieza y que se tome declaración al poseedor. La figura fue llevada a la dependencia policial y, después de las diligencias correspondientes, será trasladada al Museo Arqueológico e Histórico Andrés Guacurarí.

Cabe mencionar que este busto encontrado, es el primero en Misiones en ser descubierto con este tipo de características, es decir, formado con arenisca y que además, es el segundo hallazgo arqueológico que la Dirección de Cibercrimen logra recuperar en menos de un año, teniendo en cuenta que en septiembre del año pasado, los agentes hallaron una pieza que pertenecería al periodo jesuítico.